Search
Close this search box.

Día de Reposo

Día de Reposo

Día de Reposo

Sábado, Día de Adoración a Dios

Dios nos ordenó guardar el día de reposo. Si bien es un día de descanso, es ante todo un día para conmemorar a Dios que creó los cielos y la tierra. Entonces, como pueblo de Dios, es una parte esencial de nuestra fe observarla. Dios apartó este día para nosotros y lo convirtió en uno de los Diez Mandamientos para asegurarse de que lo recordemos. 

“Acuérdate de guardar el día de descanso al mantenerlo santo”.

Todos los cristianos están familiarizados con los Diez Mandamientos. Sin embargo, no muchos cristianos en todo el mundo observan o se dan cuenta de la importancia de observar el cuarto mandamiento según las enseñanzas de Cristo. 

“Acuérdate de guardar el día de descanso al mantenerlo santo. Tienes seis días en la semana para hacer tu trabajo habitual,  pero el séptimo día es un día de descanso y está dedicado al Señor tu Dios. ”

Dios promete bendecir a todos los que guardan sus sábados ( Is 56:1–7 ).  Para recibir estas bendiciones, debemos saber  qué día de la semana es el día de reposo.

“Cuando pasó el día de reposo …”

“ El sábado al atardecer, cuando terminó el día de descanso…”

Según la Biblia, el día para adorar a Dios es el sábado. Jesús dio el ejemplo de adorar en sábado ( Lc 4:16). Y los apóstoles de la Iglesia Primitiva continuaron adorando el sábado del séptimo día incluso después de que Cristo fue crucificado ( Hch 17:2; Hch 18:4 ). 

“Cada día de descanso, Pablo se encontraba en la sinagoga tratando de persuadir tanto a judíos como a griegos.”.

Los cristianos observaron el día de reposo como Dios ordenó desde la época de Cristo hasta el año 321 dC En ese momento, el emperador romano Constantino prohibió la adoración en sábado y obligó a la gente a adorar en domingo. Sin embargo, Jesús enseñó que el sábado del séptimo día debe guardarse incluso hasta el final de la era ( Mt 24:20). 

La Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial santifica el sábado del séptimo día, tal como lo hicieron Jesús y sus discípulos, para recibir las promesas de descanso y bendiciones de Dios. 

Video Relacionado

Sábado, Día de Adoración a Dios

Dios nos ordenó guardar el día de reposo. Si bien es un día de descanso, es ante todo un día para conmemorar a Dios que creó los cielos y la tierra. Entonces, como pueblo de Dios, es una parte esencial de nuestra fe observarla. Dios apartó este día para nosotros y lo convirtió en uno de los Diez Mandamientos para asegurarse de que lo recordemos. 

“Acuérdate de guardar el día de descanso al mantenerlo santo”.

Todos los cristianos están familiarizados con los Diez Mandamientos. Sin embargo, no muchos cristianos en todo el mundo observan o se dan cuenta de la importancia de observar el cuarto mandamiento según las enseñanzas de Cristo. 

“Acuérdate de guardar el día de descanso al mantenerlo santo. Tienes seis días en la semana para hacer tu trabajo habitual,  pero el séptimo día es un día de descanso y está dedicado al Señor tu Dios. ”

Dios promete bendecir a todos los que guardan sus sábados ( Is 56:1–7 ).  Para recibir estas bendiciones, debemos saber  qué día de la semana es el día de reposo.

“Cuando pasó el día de reposo …”

“ El sábado al atardecer, cuando terminó el día de descanso…”

Según la Biblia, el día para adorar a Dios es el sábado. Jesús dio el ejemplo de adorar en sábado ( Lc 4:16). Y los apóstoles de la Iglesia Primitiva continuaron adorando el sábado del séptimo día incluso después de que Cristo fue crucificado ( Hch 17:2; Hch 18:4 ). 

“Cada día de descanso, Pablo se encontraba en la sinagoga tratando de persuadir tanto a judíos como a griegos.”.

Los cristianos observaron el día de reposo como Dios ordenó desde la época de Cristo hasta el año 321 dC En ese momento, el emperador romano Constantino prohibió la adoración en sábado y obligó a la gente a adorar en domingo. Sin embargo, Jesús enseñó que el sábado del séptimo día debe guardarse incluso hasta el final de la era ( Mt 24:20). 

La Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial santifica el sábado del séptimo día, tal como lo hicieron Jesús y sus discípulos, para recibir las promesas de descanso y bendiciones de Dios. 

Video Relacionado