Search
Close this search box.

Pentecostés

El Espíritu Santo prometido

Después de que los israelitas celebraron la Pascua y atravesaron el Mar Rojo, Dios los guió al Monte Sinaí. Cincuenta días después de cruzar el Mar Rojo, Moisés bajó de la montaña después de recibir los Diez Mandamientos de Dios. Dios les dijo a los israelitas que conmemoraran este día en la Fiesta de las Semanas ( Ex 24:1–18). 

En el Nuevo Testamento, la Fiesta de las Semanas se llama Pentecostés ( Hch 2). Tiene lugar siete semanas y un día (un total de 50 días) después del Día de la Resurrección . En latín eclesiástico del griego, pentēkostē (hēmera) significa quincuagésimo (día). 

Después de Su resurrección, Jesús se apareció a Sus discípulos durante un período de 40 días y les habló del Reino de Dios ( Hch 1:1–11 )

“a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios. Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.”

Les instruyó que se quedaran en Jerusalén y esperaran el Espíritu Santo prometido. Oraron continuamente durante 10 días antes del día de Pentecostés pidiendo a Dios el Espíritu Santo.

“Cuando llegó el día de Pentecostés... Y fueron todos llenos del Espíritu Santo.”

La Iglesia Primitiva celebró Pentecostés y recibió el poder del Espíritu Santo. Hoy, también, la Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial observa el Pentecostés como parte de las siete Fiestas anuales de Dios. 

Video Relacionado