Search
Close this search box.

Pascua del Nuevo Pacto

La Pascua y la promesa de Dios

La Pascua del Nuevo Pacto es el núcleo de la Biblia y una fiesta esencial que otorga al pueblo de Dios protección contra los desastres, el perdón de los pecados y la vida eterna. 

La Pascua se originó cuando los israelitas eran esclavos en Egipto. Dios les ordenó celebrar la Pascua el día 14 del primer mes (según el calendario sagrado) sacrificando un cordero y poniendo su sangre en la parte superior y los lados de los marcos de sus puertas ( Ex 12:1–13 ). A aquellos que celebraron la Pascua como Dios ordenó, Dios les prometió protección de la plaga de la muerte y libertad de la esclavitud.

“Pues yo pasaré aquella noche por la tierra de Egipto, y heriré a todo primogénito en la tierra de Egipto, así de los hombres como de las bestias; y ejecutaré mis juicios en todos los dioses de Egipto. Yo Jehová.  Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plaga de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto”.

Tal como Dios lo prometió, esa misma noche envió la plaga de muerte de los primogénitos por todo Egipto. Sin embargo, Dios protegió a aquellos que guardaron la Pascua siguiendo Sus instrucciones. Y Dios también le dijo a Su pueblo que continuara guardando la Pascua año tras año.

“Este será un día para recordar. Cada año, de generación en generación, deberán celebrarlo como un festival especial al Señor. Esta es una ley para siempre.”

El Nuevo Pacto la Pascua

Aunque Dios estableció la Pascua en el Antiguo Testamento, Jesús dio el ejemplo de continuar celebrando la Pascua incluso en el Nuevo Testamento. Pero en lugar de celebrarla sacrificando un cordero, celebró la Pascua con pan y vino. La noche antes de ser crucificado, prometió su carne y sangre a través del pan y el vino de la Pascua, estableciendo la Pascua del Nuevo Pacto ( Lc 22:7–20 ). 

“Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.  De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama."

Cuando celebramos la Pascua del Nuevo Pacto, Cristo está en nosotros y nos convertimos en un solo cuerpo con Cristo. Así, Dios nos promete protección contra los desastres y la vida eterna.

“El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día.”

Los apóstoles de la Iglesia Primitiva continuaron celebrando la Pascua del Nuevo Pacto según el ejemplo de Cristo (1 Corintios 11:23–26 ) hasta su abolición en el Concilio de Nicea en el año 325 d. C. Sin embargo, la Biblia dice que Dios vendrá por segunda vez para traer salvación al restaurar la Pascua (Hebreos 9:28 ;  Isaías 25:6–9 ).

La Iglesia de Dios Sociedad Misionera Mundial es la única iglesia que guarda la Pascua del Nuevo Pacto de la misma manera que Jesús y sus discípulos la guardaron hace 2000 años.  

Video Relacionado